Fotografia de mujer con estrés y ansiedad

La ansiedad y el estrés: ¿Cómo manejar estos estados?

La ansiedad y el estrés: ¿Cómo manejar estos estados durante el aislamiento?

El aislamiento ha traído cambios importantes a la vida de todas las personas; las rutinas y actividades del día a día se han modificado por completo. Para algunas personas esto ha sido positivo, sin embargo, otra parte de la población se ha visto afectada por la incertidumbre, generando estrés, ansiedad e irritabilidad. Saber manejar estos estados es un factor determinante para superar esta situación y fortalecerse física y mentalmente para retomar la cotidianidad una vez superada la crisis.

¿Qué es la ansiedad?  

Cuando escuchamos la palabra ansiedad, automáticamente realizamos una asociación negativa de la misma, sin embargo, en la gran mayoría de las ocasiones es positiva y beneficiosa.

La ansiedad es un mecanismo de defensa, todas las personas lo poseen, y se activa de manera automática cuando hay situaciones amenazantes en el entorno. Como sistema de alerta, ayuda a movilizar el organismo para poder reaccionar ante riesgos, siendo un factor de decisión importante en situaciones decisivas.

De esta manera la ansiedad es provechosa para el ser humano, incluso podría decirse que vital para la supervivencia, pero, también tiene una perspectiva poco favorable, la cual se desarrolla produciendo problemas de salud e incapacitando a la persona.

Es normal sentirse ansioso en algunos momentos, en especial, si tu vida es estresante. Sin embargo, la ansiedad y la preocupación excesivas y continuas que son difíciles de controlar e interfieren en las actividades diarias pueden ser signo de un trastorno de ansiedad generalizada.

Cita sacada de la revista https://www.mayoclinic.org/

¿Qué es el estrés?

El estrés está relacionado directamente con la tensión nerviosa, y en básica regla, los dos términos terminan siendo sinónimos.

Cuando el cuerpo genera una tensión nerviosa, derivada, por lo general, de causas que superan la capacidad del individuo para afrontarlas, hablamos de estrés. Esta reacción del cuerpo es normal, y debería solo manifestarse por cortos periodos de tiempo, sin embargo, requiere de atención cuando se prolonga y comienza a afectar la salud y la calidad de vida.

Principales causas del estrés

Aunque las causas del estrés pueden ser muchas, y muy variadas,  hay unas que sobresalen y se convierten en común denominador para todas las personas, más ahora en época de aislamiento y crisis epidemiológica.

Un estudio publicado en Whole Living Journal, y replicado por la revista Forbes, recopila las principales causas del estrés. Atención a cada una, es importante tenerlas en cuenta:

  • Factores económicos: el tema económico siempre tendrá un foco de atención en la vida de la mayoría de personas; llevar una vida sin estabilidad monetaria es una de las causas más recurrentes de estrés.
  • Sobrecarga de trabajo: Tener más responsabilidades de las que se pueden ejercer puede ser perjudicial. Aprender a delegar y apoyarse en el trabajo en equipo es una buena solución para afrontar esta causa.
  •  Falta de satisfacción laboral: sentirse a gusto con el trabajo es algo determinante para el bienestar persona, pero, ¿cuándo no es así?
  • Relaciones personales: cuando nuestra interacción con las personas de nuestro entorno no es saludable, o tiene tropiezos, la emocionalidad comienza a verse afectada.
  • Atención a la familia: la falta de tiempo para dedicar a los seres queridos es un detonante de emociones que pueden afectar la salud.
  • Presión en vacaciones: Mucha gente sufre de tensión cuando no está trabajando. Para estas personas las vacaciones pueden ser más un problema que una solución.
  • No saber decir ‘no’: aunque suene fácil, decir ‘no’ es más complicado de lo que parece. Jamás negarse es un camino que conduce a adquirir compromisos que no se quieren o no se pueden tener.
  • Perfeccionismo: en diferentes aspectos de la vida el perfeccionismo puede llegar a ser beneficioso, incluso admirable. Sin embargo, hay personas a las cuales este rigor al momento de llevar a cabo algo, se les convierte en una verdadera pesadilla.

Considerando las causas, en 1967 los psicólogos Thomas Holmes y Richard Rahe crearon una escala del estrés, basándose en datos biográficos de miles de pacientes, donde se cuantifica el grado de alteración y estrés asociado acontecimientos. Una acumulación de 200 o más unidades en un solo año incrementaría la incidencia de trastornos psicosomáticos.

Muerte del cónyuge 100
Divorcio 73
Separación 65
Privación de la libertad 63
Muerte de un familiar próximo 63
Enfermedad o incapacidad, graves 53
Matrimonio 50
Perder el empleo 47
Reconciliación de la pareja 45
Jubilación 45
Enfermedad de un pariente cercano 44
Embarazo 40
Problemas sexuales 39
Llegada de un nuevo miembro a la familia 39
Cambios importantes en el trabajo 39
Cambios importantes a nivel económico 38
Muerte de un amigo íntimo 37
Cambiar de empleo 36
Discusiones con la pareja (cambio significativo) 35
Pedir una hipoteca de alto valor 31
Hacer efectivo un préstamo 30
Cambio de responsabilidades en el trabajo 29
Un hijo/a abandona el hogar (matrimonio, universidad) 29
Problemas con la ley 29
Logros personales excepcionales 28
La pareja comienza o deja de trabajar          26
Se inicia o se termina el ciclo de escolarización 26
Cambios importantes en las condiciones de vida      25
Cambio en los hábitos personales 24
Problemas con el jefe 23
Cambio en el horario o condiciones de trabajo        20
Cambio de residencia 20
Cambio a una escuela nueva 20
Cambio en la forma o frecuencia de las diversiones 19
Cambio en la frecuencia de las actividades religiosas 19
Cambio en las actividades sociales 18
Pedir una hipoteca o préstamo menor 17
Cambios en los hábitos del sueño 16
Cambios en el número de reuniones familiares 15
Cambio en los hábitos alimentarios 15
Vacaciones 15
Navidades 12
Infracciones menores de la ley 11

Diferencia entre estrés y ansiedad

Así parezcan similares, y, en ocasiones, se utilicen como sinónimos, la ansiedad y el estrés no son lo mismo; sus diferencias están manifiestas y hay varias razones para diferenciarlos y entenderlos por separado.

  • Origen: el estrés y la ansiedad se originan por causas diferentes, mientras que lo primero tiene su génesis en la sensación de estar superado por una situación, lo segundo surge como un mecanismo de alerta que genera el organismo.
  • Causas: el estrés está causando, en gran parte, por situaciones externas a las que el individuo se ve enfrentado diariamente. La ansiedad se puede generar de manera interna, causada por las emociones del propio individuo.
  • Síntomas: el estrés cuando se genera puede provocar una serie de síntomas que el organismo comienza a manifestar. La mayoría de las veces la ansiedad hace parte de estas reacciones.

Tiempo: el estrés, a ser generado por acontecimiento externos puede aparecer y desaparecer de acuerdo a la frecuencia de estos. La ansiedad, por su parte, puede generarse como un trastorno, y estar presente de manera constante.

¿Qué síntomas tiene el estrés y la ansiedad?

Sentir estrés y ansiedad de manera ocasional es totalmente normal; las personas se pueden enfrentar a situaciones difíciles en el día a día. Sin embargo, para una parte de la población estas problemáticas se mantienen y las tensiones se vuelven frecuentes, generando sintomatología.

Síntomas de la ansiedad:

  • Sensación de agitación
  • Hiperventilación
  • Aumento del ritmo cardiaco
  • Trastornos del sueño
  • Sudoración excesiva
  • Cansancio inusual
  • Problemas de concentración

Síntomas del estrés:

  • Fatiga crónica
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Sensación de presión en el pecho
  • Trastornos en la alimentación y el sueño
  • Pérdida del deseo sexual

Tipos de ansiedad

La ansiedad puede manifestarse de diferentes formas y por causas variadas, todo esto dentro de un marco de afectación en las emociones y la falta de herramientas para controlarlas.

Existen diversos tipos de ansiedad; entender cada una e identificar las causas es fundamental para llevar a cabo tratamientos y soluciones.

  • Mutismo selectivo: Este tipo de ansiedad se manifiesta en los niños, y consiste en una incapacidad para hablar en ciertas situaciones, como en entornos escolares.
  • Trastorno de ansiedad por enfermedad: la ansiedad y el pánico se manifiestan debido a una enfermedad o problemas físicos.
  • Agorafobia: este trastorno se produce por el miedo a situaciones o lugares que puedan causar sensación de indefensión y pánico.
  • Fobias específicas: aquí se encuentran todas las fobias que puedan someter a una persona a tensiones y pánicos que le generen ansiedad.

¿Cómo curar la ansiedad?

Cuando la ansiedad ha pasado de ser un mecanismo de alerta normal a convertirse en una problemática que afecta la calidad de vida, es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones para darle manejo y mejorar su impacto.

  • Consulta especializada: es importante consultar a un especialista médico para mirar las raíces del problema que causa el trastorno de ansiedad. Solo en estos casos es prudente tomar medicamentos, sin formulación especializada no se recomienda utilizar fármacos.
  • Hábitos saludables: se ha comprobado que tener un buen descanso y una alimentación saludable tiene efectos positivos en la salud, sobre todo a nivel emocional.
  • Rutinas: mantener rutinas establecidas es una gran alternativa para manejar la ansiedad. Esto reduce los factores sorpresivos y las situaciones inesperadas.
  • Actividad física: ejercitarse a diario reduce los niveles de ansiedad. Caminar durante 20 minutos es una excelente opción.

Consecuencias del estrés

Cuando el estrés sobrepasa la normalidad conduce a cambios en la calidad de vida y/o afecta la salud física y emocional. Principalmente se ven afectados el sistema inmunológico, endocrino y nervioso.

Entre las principales consecuencias del estrés, podemos observar:

  • Alteraciones físicas: migraña, acné, alopecia, diarrea, insomnio, lumbagos, problemas intestinales, colitis. Estos son algunas de las alteraciones físicas que se pueden manifestar a raíz del estrés.
  • Enfermedades: Diabetes, artritis, hipoglucemia, hipertensión, epilepsia, úlceras, dermatitis, enfermedad de raynaud.
  • Consecuencias psicológicas: obsesiones, déficit de atención, desorientación, hipersensibilidad a las críticas, abuso de alcohol y sustancias psicoactivas.

Tipos de estrés

Existen 3 principales tipos de estrés que se establecen a partir de la sintomatología de la persona que lo padece.

  • Estrés agudo: este es el tipo más común que existe. Surge como reacción a la exigencia o una presión de carácter puntual. Se manifiesta con cansancio, sentimientos de depresión y ansiedad ligera.
  • Estrés agudo episódico: este tipo de estrés se genera de manera aguda en las personas de forma repetitiva.
  • Estrés crónico: este tipo de estrés genera cansancio y agotamiento. En este punto ya la salud y la emocionalidad se han visto completamente afectadas, con episodios de ansiedad frecuentes.

Ejercicios para el estrés y la ansiedad.

Además de la parte médica, existen alternativas para combatir el estrés y la ansiedad de maneras prácticas.

Respiración controlada:

  • Inhalar de manera lenta, sin levantar los hombros, inflando la zona abdominal.
  • Mantener la respiración
  • Exhalar lentamente sintiendo como el aire va saliendo.
  • Repetir este ejercicio con cierta frecuencia.

Proyección mental:

  • Sentarse cómodamente en un lugar tranquilo y sin ruido
  • Cerrar los ojos y despejar la mente
  • Proyectar un ambiente de felicidad. (playa, naturaleza)
  • Centrarse en esto y empezar a experimentar sensaciones positivas.
  • Repetir el ejercicio diariamente.

Remedios para el estrés y la ansiedad.

  • Té de valeriana: la valeriana es una planta milenaria que se ha utilizado para temas de relajación.
  • Kava: esta planta es una subespecie de la menta y tiene grandes beneficios para combatir el estrés. Se puede tomar a manera de té o también por medio de medicamentos homeopáticos
  • Lúpulo: esta planta se caracteriza por su sabor amargo. Es conocida por su eficacia tratando la ansiedad, el nerviosismo y el estrés.

Espero te haya gustado este articulo , y te sirva, para mas informacion, saca una cita con uno de nuestros especialistas en Presenza.

Tags:
Categories:

Leave your comment