¿Por qué no sabemos comer?

¿Por qué no sabemos comer?

¿Cuáles son los peores hábitos alimenticios y cómo reemplazarlos por los buenos?

Los hábitos de alimentación que tengamos son los que definirán la forma cómo lucirá nuestro cuerpo y cómo evolucionará nuestra salud a lo largo de los años. Por lo que hoy, nos concentramos en explicar los errores de alimentación más comunes y las soluciones a éstos mismos.

Malos hábitos alimenticios:

  1. No desayunar: es el peor hábito alimenticio, pues no se le está dando energía al cuerpo y hará que tengamos más hambre durante el almuerzo.
  1. Comer antes de dormir: es una de las principales causas de aumento de peso y perturba el sueño, pues la digestión es lenta y los alimentos se vuelven difíciles de digerir.
  1.  Comer entre comidas: ayuda al  aumento de peso por el alto consumo de paquetes y  snacks.
  1. Poco consumo de frutas y verduras: estos alimentos son ricos en minerales y vitaminas por lo que limitar su consumo perjudica la salud.
  1. Comer rápido: no le da tiempo suficiente al cerebro de entender que ya estás satisfecho , hará que se coma más de lo necesario y no se oxigene debidamente su cerebro.
  1. Beber poca agua: el agua ayuda a eliminar toxinas e impurezas además de acelerar el metabolismo; por lo que no beber lo suficiente estimulará el sobrepeso y la obesidad.

Buenos hábitos alimenticios:

  1. Comer despacio: es importante aprender a disfrutar la comida y darle la oportunidad al cerebro y al organismo de digerirla lentamente, esto hará que nos saciemos con poca comida y no comamos más de lo necesario.
  1. Comer a la mesa: tener este hábito hará que comamos lo necesario y unirá a la familia.
  1. Crear una rutina: debemos darle disciplina a nuestro organismo por medio de una rutina diaria en actividades como el ejercicio, el sueño y la alimentación
  1. Porciones pequeñas: la cantidad y calidad de alimentos que consumamos es fundamental para controlar el peso, por lo cual debemos acostumbrarnos a porciones pequeñas y bajas en calorías como: frutas, verduras y legumbres.
  1. Ejercicio: es la clave número uno para tener un cuerpo sano,  además de ayudar a quemar calorías y beneficiar el corazón.
  1. Cambios paulatinos: realizar un cambio de hábitos es un reto que implica tiempo para enseñarle al organismo nuevos procesos y así evitar que se desestabilice.
  1. Consumo de cafeína: es importante tener un consumo moderado de cafeína natural (café o té), sobre todo en horas de la tarde para reducir problemas de sueño.

Algunos tratamientos reductores que pueden complementar los buenos hábitos alimenticios para cuidar y moldear el cuerpo son: Cavitación Ultra, Radiofrecuencia, Carboxiterapia y Presoterapia, Mesoterapia, Láser, entre otros.

 

Tags:
Categories:

Leave your comment